Directorio del Sitio
Presentación del Sitio
Imágenes Paracaidistas
Directorio Principal
Información del Club
Nuestros Precios
Localización
Web de Interés Social
Noticias de Prensa
Salto en Tándem
Normas de Seguridad
Formulario Contacto
Enseñanza
Cursos
Lo que Preguntáis Más
Saltos y Disciplinas
Salto en Tándem
Preparar el Salto
Certificado Tándem
Transporte de Usuarios
Datos Aeródromo
Altitudes Islas
Zona de Salto
Plegado Paracaídas
FECDA-Licencia

Dudas y Sugerencias

Bautismos de Aire

 

 

Regresar a Página Principal

 

 

 


+ Los que Más Mimamos al Paraca
Los que Más Experiencia Tenemos
+ Los que Más Volamos al Año
+ Los que Más Miramos por la Seguridad
+ Los que Más Barato Cobramos
+ Los que Más lo Hacemos Todo Bien

 

 

Volar siempre ha sido uno de los grandes sueños del hombre, y el paracaidismo es la forma de cumplirlo.Un deporte que necesitaba un duro entrenamiento hasta que se inventó la modalidad en tandem, que permite a casi cualquier persona disfrutar de la increíble sensación de la caída libre con sólo treinta minutos de preparación.

El paracaidismo es una experiencia que casi todo el mundo desea sentir al menos una vez en la vida, pero a la hora de la verdad son pocos los que se atreven. Quizás si supieran que es mucho más barato y sencillo de lo que parece, la cosa cambiaría. La clave está en la modalidad de Tándem, aquella en la que el novato se tira sujeto con un arnés al paracaidista experto, (que es el que dirige el salto) viviendo la alucinante experiencia de la caída libre.

El primer paso es vencer el miedo. Nadie que se haya lanzado al vació equipado con un paracaídas por primera vez no ha tenido que superar un fuerte instinto de supervivencia. Pero la clave en el paracaidismo en tándem es que puede considerarse un deporte de riesgo controlado. Los que lo practican aseguran que está al mismo nivel que subirse a un avión como pasajero y disfrutar del viaje dirigido por un experto piloto.

 

 

 

Por ello, esta experiencia la puede disfrutar casi cualquier persona, y sin preparación previa. Los únicos requisitos que se piden son no padecer problemas cardiacos graves, y no exceder ni los 110 kilos de peso ni los 2 metros de altura. Incluso las personas con minusvalías físicas pueden disfrutar de esta modalidad, sólo advirtiendo de las mismas a los paracaidistas para que adapten los saltos. Eso sí, los centros de paracaidismo obligan a firmar un certificado en el que el saltador se hace responsable de su salud, de manera que este se compromete a no haber mentido al comunicar sus condiciones físicas.

Una vez nos hemos decidido, los únicos conocimientos y experiencia que necesitamos al realizar el salto son los treinta minutos de instrucción que se nos dan en el mismo centro. Y llegamos a lo importante: el salto en sí. Éste se realiza con un paracaídas con la campana más grande de lo habitual, para manejar correctamente el peso de dos personas. Mediante un arnés, el novato está unido al experto por hombros y caderas, con lo que forman un sólo bloque en el descenso. Además de seis anillas de seguridad (en los paracaídas normales son tres), se incluye un sistema cronobarométrico automático que garantiza al 100% la abertura del paracaídas. Y una vez en el aire... 50 segundo de caída libre a 250 kilómetros por hora, seguidos de un descenso de 1.500 metros en paracaídas que dura unos siete minutos. Una experiencia que no vamos a tratar de resumir con palabras, está claro que hay que vivirla.

En España, hay numerosas escuelas de paracaidismo que ofrecen saltos en tandem.

 

 

               Misceláneas -
 

PresentaciónMi Salto

Copyright 2010 - Paracaidismo Deportivo - Filial de SkyDivegran Canaria - Resolución Idónea 1024X768 - Navegador Internet Explorer y Mozilla

Vídeo Número 4 Vídeo Número 5 Vídeo Número 6